Cuando un Dinosaurio Digital se apropia de la Tecnología para gestionar su Marca Personal

La gestión de la marca personal en tiempos de incesante transformación digital es relevante, imprescindible y decisiva, para que el profesional de hoy acceda con mayores perspectivas de éxito, a más y mejores oportunidades profesionales en la Economía del Conocimiento.

Prestemos atención a la historia de Eduardo Arciniegas, un excelente y responsable Ingeniero Industrial, actualmente en paro. Con casi 18 años de experiencia profesional, ve pasar sus dias, con la actitud resignada y pasiva de un autentico dinosaurio digital, que ahora luce confundido y desconcertado, ante una inesperada y amenazante realidad profesional

Eduardo, un Ingeniero Industrial en paro de reencuentra con su amiga Amanda, para definir su estrategia de Marca Personal

Eduardo, Ingeniero Industrial en paro se encuentra con Amanda para definir su estrategia de Marca Personal

Eduardo, afectado como ha estado por la ausencia de retos impuesta desde su propia zona de confort, cometió el desatino de confiarse, y sustraerse a las realidades cambiantes de un vibrante y dinámico mundo exterior.

Como espectador pasivo, Eduardo desestimó la oportunidad de apalancarse en las tecnologías de última generación, para delinear con cauto sentido de anticipación, lo que debería insinuarse como un nuevo y deseable rumbo a su carrera profesional.

Esta historia, acaso extraída de la vida real, sugiere que independientemente de la realidad profesional que afrontemos en el presente, conviene y es necesario, dedicar tiempo, pasión y recursos a crear, promover y fortalecer nuestra reputación online.

Es suicida ignorar las múltiples posibilidades que las tecnologías sociales y los dispositivos móviles, hoy día nos brindan para promover nuestra marca personal en un dinámico, muy concurrido y altamente competitivo mercado de trabajo global. Hacernos cargo o no, de nuestra marca personal significará la diferencia entre acceder con mayor facilidad a nuestro próximo objetivo profesional teniendo oportunidades para discriminar y elegir; o afianzarnos como desempleados de larga data, con nuestros sueños desvanecidos, nuestro espíritu de lucha menguado, y nuestra autoestima visiblemente deteriorada.

Eduardo trabajó como Ingeniero Industrial a cargo de la línea de producción de componentes electrónicos para vehículos. Casado y con 2 pequeñas hijas, Eduardo acredita una experiencia profesional progresiva de casi 18 años en una mediana empresa del sector de manufactura.

Esta empresa, a la que Eduardo consideraba como su “segunda casa”, reconoció en este valioso profesional, su excelente conocimiento técnico, su indisputable afán por preservar la calidad en la ejecución, y sus armónicas relaciones interpersonales, tanto con sus superiores como con su equipo de trabajo.

Estas premisas, aunque necesarias, no resultaron ser suficientes, para que Eduardo asegurase la permanencia con solución de continuidad en una empresa inmersa en una crisis de transformación del mercado.

El recrudecimiento de la crisis que afectó al Sector de Manufactura provocó la lenta, pero irreversible mengua del segmento de componentes eléctricos para automóviles. Competidores más ágiles, y con tecnologías más actualizadas, socavaron la sólida participación de algunos de los líderes del mercado, de modo tal que el menguado volumen de producción, ya no resultaba relevante para medianamente garantizar la rentabilidad de esta empresa, cuyo segmento relevante de mercado experimentaba un franco declive.

G1

Para una organización asediada por las repercusiones de la aguda crisis del sector, estaban dadas las condiciones para reducir los costes de gestión, ajustar la escala de las operaciones a la realidad del mercado, y concentrarse exclusivamente en las líneas de mayor rentabilidad del negocio.

La directiva de la empresa decidió ejecutar un plan de austeridad con drásticas reducciones de costes en las lineas menos rentables del mercado. Es entonces, cuando se decide prescindir de los servicios profesionales de Eduardo.

Muy confundido y haciéndose preguntas cuyas respuestas no le aportaban consuelo alguno, Eduardo comprendió con inocultable tristeza que la carrera profesional a la que había dedicado los mejores años de su vida había culminado, sin siquiera haber tenido la oportunidad de haber hecho algo para rescatarla o replantearla.

Tristemente, un valioso profesional, muy comprometido con su organización, con inocultable orgullo de pertenencia, y fuerte implicación a su rol de supervisor de una linea de producción, se incorporaba al creciente contingente de profesionales en paro, por obra y gracia de una pragmática e insensible decisión financiera.

Como un Ingeniero que se precia de serlo, Eduardo urdió una estrategia racionalmente concebida, para garantizar una rápida y plena reincorporación al mercado laboral. Veamos que hizo:

Fase 1: Exposición al mercado laboral con un enfoque tradicional

Eduardo decidió desempolvar su currículo, hacer los ajustes pertinentes, y distribuirlo entre sus relacionados y amigos con la esperanza de obtener de ellos, una ayuda que en realidad jamás llegó.

Eduardo interpretó la ausencia de respuestas positivas como testimonio de un factor de escala, en virtud del cual sus posibilidades de éxito estarían directamente vinculadas al número de currículos que fuese capaz de distribuir y entregar, a quienes él pudiese identificar como potenciales empleadores.

Cometió la osadía de inscribirse en 40 bolsas de trabajo, y 35 portales de empleo. Entregó más de 800 currículos, hasta que minado en su autoestima generó una segunda y una tercera versión, omitiendo la mención de algunas experiencias profesionales, para optar con mayores posibilidades a roles de menor proyección y relevancia.

Este esfuerzo desproporcionado fue suficiente para apenas acceder a 5 entrevistas de trabajo, en un lapso de 10 meses.

Pese a estar abrumado por su baja efectividad, Eduardo, no ocultaba, el orgullo paternal de ver a Silvia, su hija de 16 años utilizando el Internet a la perfección para comunicarse con sus amigas, y trabajar en sus proyectos de investigación. Elena, su pequeña hija de 9 años, había aprendido por iniciativa propia a utilizar el iPad de su madre, y acceder así, a la información necesaria para hacer sus deberes escolares.

Curiosas e inquietas, ellas aprovechaban las prestaciones de la Tecnología adoptando una actitud de abierta curiosidad. Siempre estaban experimentando, y no escatimaban oportunidad alguna para aprender a utilizar las múltiples facilidades de la Internet, a la cual accedían desde múltiples dispositivos, como medio idóneo para comunicarse, aprender y divertirse.

Eduardo, comenzó a deslizarse hacia los dominios de una profunda depresión, al momento de percibirse como aquel vetusto dinosaurio, que había perdido el tren de la evolución, tras desestimar el impacto que las tecnologías de información y de comunicaciones, habrían tenido en su vida, de haberse atrevido a ser curioso y plantearse nuevos retos y oportunidades, más allá de su ámbito inmediato de trabajo.

Era el momento apropiado para formularse con abierta sinceridad y ánimo constructivo estas cruciales preguntas.

– ¿Qué hice de malo o que dejé de hacer en mi carrera profesional para merecer el martirio de estar desempleado, y percibirme en este momento sin posibilidades ciertas de futuro?

– ¿Habré estado muy enfocado en mi rol como Supervisor de la línea de producción, y olvidé que el mundo exterior seguía su propia evolución, la cual desestimé y cuyos potenciales beneficios finalmente perdí?

– ¿Tendré que confiar aún más en la eficiencia y eficacia de mi capital relacional para resolver favorable y positivamente esta asfixiante coyuntura?

– ¿Qué puedo hacer para ampliar, renovar y enriquecer mi círculo de relacionados y amigos, ahora que he agotado toda posibilidad de solicitar su ayuda y apoyo?

– ¿Será que mi empleabilidad se ha reducido ostensiblemente ahora que tengo más de 40 años; no fuí capaz de articular algún cambio importante en mi carrera profesional, y estoy compitiendo con profesionales más jóvenes, que además son muy hábiles en el uso provechoso de las TIC?

– ¿Debería dedicar parte importante de mis ahorros a desarrollarme como emprendedor?

– ¿Qué debería aprender y/o hacer a partir de hoy, para mejorar mi empleabilidad en el corto plazo?

– ¿Será que ya es muy tarde para darle a mi carrera profesional, un nuevo giro que me permita ampliar mis opciones reales de crecimiento y desarrollo?

Fase 2: Concienciando la naturaleza del problema

G2

Harto de fracasar reiteradamente en su iniciativa de retornar al mercado laboral, y en aras de preservar su precaria integridad emocional, y evitar comprometer su buena salud, se animo a “perder el tiempo” en Facebook curioseando en torno a lo que otros habían hecho y logrado, sin establecerse un objetivo concreto. Quizá le sentaría bien, evadir su realidad, al disfrutar de una inmersión profunda en Facebook, la única red social, a la cual pertenecía.

A través de un amigo común, Eduardo descubrió que Amanda, una amiga muy querida en la adolescencia, estaba ofreciendo sus servicios como Coach Ontológico, mientas laboraba como Líder de Recursos Humanos, en una reconocida empresa financiera.

Tras conectarse por Facebook y establecer una emotiva conversación a propósito de su inesperado reencuentro, ambos acordaron verse en una cafetería cercana, y hablaron.

-¿Sabes algo, Eduardo?; Tu currículo no es más que la descripción fría y secuencial de los cargos y roles que has ocupado a lo largo de tu carrera;

¿Por qué no lo modificas en función de las metas y objetivos que has logrado alcanzar?

– Tienes razón, Amanda. Habiendo estado tan centrado en mi problema, no me había percatado de ello.

– Ahora veamos cómo se manifiesta tu reputación digital en la Internet. – Comentó, Amanda mientras hacía una rápida, pero esclarecedora búsqueda en Google.

– Y qué tal se muestra mi reputación digital? – Murmuró, Eduardo, intuyendo que la respuesta de Amanda no sería positiva.

– Terrible. ¿Y con una reputación digital que apenas se expresa por tu membresía en Facebook, y en la ponencia que desarrollaste en un Congreso de Procesos Industriales en 2,007, pretendes regresar a un mercado de trabajo, que prima con cada vez mayor énfasis tu presencia digital?

– ¿Insinúas entonces, que he de trabajar sin descanso en construir mi reputación online, si pretendo acceder al mercado de trabajo en mejores condiciones de competitividad y empleabilidad.

– Así es amigo. Nunca es tarde para empezar cuando estás realmente motivado para hacerlo. Necesitas desarrollar tu propio Blog, darte de alta en Linkedin, y participar en foros, donde tus conocimientos y experiencia sean relevantes para la comunidad y verdaderamente apreciados. Atrévete a ser influyente, y a aprender de otros a través de Twitter, blogs de autores reconocidos, y redes profesionales.

– Así lo haré, Amanda, ¿y sabes algo?, Aprenderé de mi esposa e hijas a manejar estas herramientas sin temor, con deseos de aprender y animado con un firme sentido de propósito. Quiero ser de nuevo el profesional curioso, apasionado y proactivo que fui cuando joven, y tener de nuevo bajo control lo que ha de ser mi ruta de carrera en lo sucesivo.

Fase 3. Construyendo la reputación online en 10 concisos pasos

G3

En 10 concisos pasos, Amanda estableció la estrategia que Eduardo debería a seguir para aprovechar las prestaciones de las tecnologías sociales y de movilidad, en la construcción de una sólida marca personal.

  1. Define clara e inequívocamente el objetivo de tu estrategia de construcción de marca personal.
  2. Selecciona cuidadosamente las herramientas que utilizarás para promoverte como una marca comercial. Utilizar Twitter, Linkedin, Instagram y ser autor de tu propio blog, es suficiente.
  3. Recuerda, que más importante que el número de contactos que logres tener, es la influencia que ellos tendrán en la concreción de tu próxima meta profesional.
  4. Atrévete a compartir con otros lo que sabes, lo que verdaderamente te apasiona, y lo que persigues lograr. De hacerlo paciente y sistemáticamente, podrás construir un prestigio solido en la comunidad de la que mereces ser parte por méritos propios.
  5. Define y aplica métricas para evaluar la eficiencia y eficacia de tu estrategia de posicionamiento profesional por medios digitales. Revisa las métricas, ajusta tus tácticas cuando sea pertinente, y nunca pierdas de vista tu norte estratégico.
  6. Evita ser un convidado de piedra que prefiere permanecer pasivo en la web social, ante el temor paralizante de cometer un error y ser juzgado con duras críticas.
  7. Aplica generosa e incondicionalmente el principio de reciprocidad al ayudar y apoyar a tus contactos, en la misma forma en que esperas que ellos te apoyen y te ayuden en la consecución de tus objetivos profesionales.
  8. Aprovecha la posibilidad de acceder a la Inteligencia Colectiva de las redes sociales, en aquellas áreas de tu quehacer profesional, donde te interesa actualizar tus conocimientos, ganar acceso a la discusión de las últimas tendencias, y consolidar tu prestigio.
  9. Sé curioso, aprende de las estrategias de posicionamiento de marca de profesionales reconocidos, y aplicalas progresivamente, sin que ello signifique que estás sacrificando aquellos rasgos tan personales, que te caracterizan como un ser único, valioso e irrepetible.
  10. Es fundamental propiciar oportunidades para desvirtualizar a tus contactos, y pautar con ellos, interacciones y conversaciones en el mundo real, que es donde suceden las cosas que serán de gran utilidad en tu vida profesional y personal.

Eduardo quedó profundamente conmovido al reconocer la pertinencia y relevancia de apostar a las tecnologías sociales, para construir una sólida marca personal, desde la cual apalancarse para acceder a nuevos y más interesantes objetivos profesionales.

– Gracias, Amanda, por hacer realidad tan grato reencuentro y haberme brindado consejos muy útiles, para creer en mi mismo, hacerme cargo de mi realidad, tomar decisiones, y seguir adelante.

– Para eso somos los amigos, Eduardo. Ha sido un placer habremos reencontrado despues de tantos años, Siento que puedes lograr todo aquello que te propongas, siempre que adoptes una actitud positiva, creas en tus talentos, y perseveres, sin desviarte un ápice de tus objetivos.

– Me conmueve lo que dices Amanda, pero es cierto.

– Para celebrar nuestro reencuentro seré yo, quien esta vez pagará la cuenta. 

– No está bien que lo hagas, cuando fui yo, quien propuso este reencuentro.

– Tranquilo, Eduardo. Yo me haré cargo de la cuenta. Cuando alcances tu objetivo, que estoy segura que lograrás, entonces, me invitas a celebrar.

– Estoy de acuerdo contigo. Gracias Amanda por tu apoyo y comprensión Celebraremos mi éxito con un merecido almuerzo en un restaurante de especialidades mediterráneas, que acaban de abrir en la Plaza Mayor.

¿Y finalmente, que le sucedió a nuestro amigo Eduardo?

Eduardo accedió a participar con Amanda en varias sesiones de Coaching, para definir con precisión lo que él verdaderamente quería, y a partir de ello, enfocar todos los esfuerzos en el logro de los objetivos pautados en el plan de acción respectivo.

Dedicó días y noches a la construcción y reforzamiento de su reputación en distintas herramientas de la web social. Su esposa e hijas le brindaron un apoyo formidable, para acelerar el aprendizaje en el uso productivo de las nuevas vertientes tecnológicas.

Al poco tiempo de iniciar su estrategia de construcción de marca digital, Eduardo comenzó a ganar confianza y a establecer contactos con profesionales influyentes.

Sintiéndose cada vez más seguro de si mismo, disfrutó de un prestigio creciente, al compartir conocimientos y experiencias relevantes a su disciplina profesional, con profesionales tan o más reputados que él.

La calidad de su capital relacional mejoró sensiblemente, al nutrirse de nuevas fuentes de conocimiento, que poco a poco, potenciaban su rol de referente en su sector de actividad profesional.

Apalancó su estrategia de posicionamiento de marca personal, iniciando su andadura en un blog personal referente al análisis de procesos industriales y sistemas de certificación de calidad.

Fue invitado al más prestigioso Congreso de Procesos Industriales de España, y deslumbró a la audiencia, con su visión, experiencia y conocimientos.

Gracias a la coordinación de estos esfuerzos, Eduardo finalmente accedió a una nueva posición como líder de procesos de producción en una empresa líder del mercado de automoción, donde aplica tecnologías de punta, apoya el desarrollo de proyectos de innovación, adiestra a los nuevos ingresos en la universidad corporativa, y disfruta de excelentes oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional, como nunca antes había tenido.

Os invito a disfrutar de este video de Eva Collado Duran, a propósito de la presentación de su libro La Marca Soy Yo, en Valencia. Las ideas y conceptos derivados de su experiencia en la construcción de su marca personal con tecnologías sociales, son muy útiles y relevantes para quienes decidan atreverse a incursionar en un nuevo universo de posibilidades de desarrollo profesional y crecimiento personal.


AUTOR: Octavio Ballesta


  1. Potenciar el rol estratégico de RRHH. Clave del éxito empresarial en la Economía del Conocimiento
  2. Evolución de la organización conectada en red. Perspectivas y lecciones aprendidas
  3. Prácticas innovadoras de Gestión de Personas para afrontar con éxito la Guerra del Talento
  4. Gestión de talento por competencias en empresas con redes sociales, la nueva ventaja competitiva
  5. Arquitecturas organizativas basadas en tecnologías sociales requieren una nueva función de RRHH

2 recursos del HR Toolbox

Preguntas de reclutamiento y selección

10 preguntas de Reclutamiento y Selección para profesionales de RRHH

Computación cognitiva en la dirección de empresas

Se establecen los 5 impactos principales de la computación cognitiva en el ámbito de la dirección y gestión de empresas

HR ToolboxCitas personales


Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

¿Quieres comentar? ¡Tu opinión es bienvenida!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s